Un impuesto a la carne en la UE y en el resto del mundo

Impuesto a la carne en Europa y en el mundo

Un impuesto a la carne en Europa fomentará la proteína vegetal, más ética y ecológica

El camino hacia el fin de la industria cárnica, láctea, avícola y apícola pasa por la reducción del consumo de carne, leche, huevos y miel. El precio de estos productos es una variable muy importane para reducir su consumo: a mayor precio, menor consumo. En la Unión Europea y en otras regiones se plantea la eliminación de ayudas a la ganadería y la creación de un impuesto a la carne.

¿Por qué un impuesto a la carne, leche, huevos y miel?

Las personas que defendemos la Ética vemos claramente que lo racional es que debemos respetar a los demás seres sintientes[1] y por lo tanto por qué no debemos consumir productos ni servicios de origen animal. Por esa razón ética practicamos el veganismo: evitamos consumir esos productos y servicios, y en definitiva evitamos hacer daño a los demás.

Lamentablemente muchos humanos aún no defienden la Ética y por eso, por estrategia, también apelamos a la salud y al medio ambiente como razones para reducir el consumo de productos de origen animal.

La producción de carne tiene un tremendo impacto en el medio ambiente. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el ganado criado para carne y leche representa el 65 por ciento de las emisiones del sector ganadero. Además de las emisiones de efecto invernadero, la ganadería produce más contaminación, una gran deforestación y el agotamiento del agua dulce del planeta.[2]

Impuesto a la carne

La True Animal Protein Price Coalition (TAPPC) es una coalición compuesta por ONGs de salud, clima y salud que está intentando que se implante un impuesto a la carne para que suban los precios. entre dichas ONGs se encuentra ProVeg International.

– El miércoles 5 de febrero de 2020, la TAPPC presentó un informe para aumentar los precios de la carne en la Unión Europera. Según el informe, el precio de la carne subiría a partir de 2022. Agregaría un proyectado de 32.200 millones de euros por año para 2030. Los precios de la carne de ternera y la carne de res aumentarían en 47 centimos de euro por 100 gramos, 36 céntimos la carne de cerdo y 17 céntimos la carne de pollo. Los precios de la carne de vacuno tienen el mayor aumento debido a su impacto ambiental. La propuesta se agregaría a la Estrategia de la Comisión Europea Farm to Fork .

Ha llegado el momento de que actuemos decisivamente con una política sobre las consecuencias ambientales de la proteína animal, cuyo precio se ha mantenido artificialmente bajo durante demasiado tiempo. Philip Mansbridge, director ejecutivo de ProVeg, miembro de la coalición TAPPC.

Si se aplican estos precios, en 2030 el consumo de pollo, cerdo y carne de vaca puede disminuir un 30%, 57% y 67% respectivamente. Dicha reducción del consumo de carne reduciría las emisiones de dióxido de carbono de la UE en 120 millones de toneladas.

En diciembre de 2019, la presidenta de la UE, Ursula von der Leyen, anunció el European Green New Deal: “Farm to Fork”, una Estrategia de la Comisión Europea que quiere crear un sistema alimentario más sostenible mediante la implementación de restricciones adicionales sobre el uso de pesticidas, fertilizantes y antibióticos. Impulsaría a la UE hacia una economía circular y su objetivo sería reducir la huella de carbono del procesamiento de alimentos. Además, también ayudaría a los consumidores a elegir dietas saludables y sostenibles y a reducir el desperdicio de alimentos. #EUGreenDeal


(En “Configuración” puedes poner subtítulos en Español)

Iré actualizando el artículo con las novedades sobre los impuestos a los productos de origen animal en Europa y en el resto del mundo.

Comentarios

avatar
1600
  Subscribirse  
Notificar a