ARGUMENTO: “Si todo el mundo se hace vegano se destruirán millones de puestos de trabajo”

RESUMEN: ¿Qué impacto tiene el veganismo sobre la economía? ¿El aumento del veganismo aumenta el paro? ¿Qué pasaría si todos fuéramos veganos? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

La realidad es que el vegetarianismo y el veganismo están creciendo a una velocidad que permite que la economía se adapte progresivamente a dicho cambio en los hábitos de consumo. Lo que ocurre al irse reduciendo paulatinamente el consumo de productos de origen animal en favor de un aumento del consumo de productos de origen vegetal, es que se produce una paulatina adaptación de los trabajadores a la nueva situación del mercado: hay menos carnicerías, pero más fruterías y verdulerías.

Palabras clave: desempleo, economía, trabajo

 

Negocios éticamente incorrectos

1. La explotación y el asesinato de los demás animales es éticamente incorrecta.

Muchas veces se cree un debate sobre si la eliminación de los negocios que explotan y asesinan a los animales no humanos podría generar falta de trabajo. Sin embargo este debate antropocentrista asume erróneamente que explotar y asesinar a los demás es éticamente correcto.

El deber ético (Ética) se origina en los intereses que todos los seres sintientes tenemos, no en pertenecer a una especie o a otra. El deber universalizado se convierte en la Regla de Oro de la Ética: «a priori, los intereses no deben ser frustrados».[1] Por eso, intentar justificar la explotación y asesinato de quienes no son humanos, es éticamente icorrecto, así como es éticamente incorrecto intentar justificar la explotación y el asesinato de humanos.

Algunas personas plantean malas consecuencias económicas en el caso de que hagamos lo éticamente correcto. Veamos a continuación qué argumentos usan para justificar el mal.

Colapso económico

2. Algunos dicen que «si todos los humanos se hacen veganos “de repente” entonces se produciría un colapso económico».

Es evidente que un cambio drástico en los hábitos de consumo de todos los humanos no permitiría adaptar la oferta a la demanda: «de repente» muchas personas se quedarían sin trabajo.

El error de estas personas es suponer que a toda la población humana va a decidir «de repente» que quiere practicar el veganismo, pues la realidad es que el vegetarianismo y el veganismo están creciendo a una velocidad que permite que la economía se adapte progresivamente a dicho cambio en los hábitos de consumo.

Una progresiva disminución del consumo de productos de origen animal será consecuencia del progresivo incremento del consumo de productos de origen vegetal.

Aumento del paro

3. Algunos dicen que «si progresivamente todos los humanos practican el veganismo entonces progresivamente se destruirán millones de “trabajos” basados en la explotación y matanza de animales no humanos»

El veganismo no genera paro, sino nuevos trabajos

El veganismo no genera paro, sino nuevos trabajos

Estas personas suelen decir que, según datos de la FAO («Livestock In Development», 1999), 1.300 millones de humanos viven de la ganadería, de los cuales 987 millones son pobres (ganan menos de 2$ por día) que viven en el campo.

Lo que ocurriría al irse reduciendo paulatinamente el consumo de productos de origen animal en favor de un aumento del consumo de productos de origen vegetal, es que se produciría una paulatina adaptación de los trabajadores a la nueva situación del mercado, como ha ocurrido siempre: el nuevo negocio basado en el nuevo producto sustituye al antiguo negocio basado en el producto antiguo, y unos nuevos puestos de trabajo sustituyen a los antiguos, por ejemplo, a menos carniceros, más fruteros y más verduleros.

En algunos países de África se ha enseñado a cultivar cacahuetes (maní) con mucho éxito, alimento que aporta muchas calorías y nutrientes. Incluso las cáscaras son un eficiente combustible. Estos tipos de alimentos vegetales son los que se deberían promover, no la ganadería que arrasa con todo y que educa en la violencia.

A continuación vamos a poner unos ejemplos sobre cómo unos negocios son sustituidos por otros:

Mostrar ejemplos de transformación de trabajos

– Los frigoríficos eléctricos. En el siglo XIX la mayoría de las neveras enfriaban mediante un sistema de barras de hielo que se alojaba en su interior. Existían comercios que se dedicaban a vender hielo. Cada poco tiempo, las personas tenían trasportar pesadas barras de hielo hasta sus casas si querían mantener frescos sus alimentos. Uno de los pioneros del refrigerador fue Charles Tellier, que en 1867 inventó un dispositivo destinado a fabricar hielo. Entre 1868 y 1869 se centró en el análisis del frío industrial y sus aplicaciones. Pronto se dedicó a la fabricación de aparatos frigoríficos para la conservación de los alimentos. Introdujo el éter dimetílico y la trimetilamina en la industria, y en 1876 consiguió construir el primer frigorífico plenamente funcional. Entonces el negocio de las neveras eléctricas poco a poco acabó con el negocio de las barras de hielo, dejando sin trabajo a los vendedores de hielo.

– El ecologismo. En una entrevista a David M. Rivas, publicada el 20 de agosto de 2010, éste habla sobre el impacto positivo que los nuevos paradigmas económicos, como el ecologismo, generan en el mercado laboral:

Pregunta: Pero también hay un gran negocio en el sector ambiental.

Respuesta: Efectivamente. Pero, ¡qué cosa más curiosa!: en un mundo capitalista en el que la avaricia es virtud se ve muy mal que haya gente que gane dinero regenerando el medio ambiente o protegiendo la naturaleza. Yo prefiero que mis alumnos de administración de empresas ganen dinero reforestando una sierra o criando ganado en forma extensiva(1) que hormigonando playas. También es verdad que incluso están haciendo negocio las mismas empresas que contaminaron previamente(2). Por ejemplo, muchas empresas químicas se pasaron al sector ambiental y tienen grandes beneficios. Es más, algunas trabajan en tecnologías limpias en nuestros países mientras siguen usando tecnologías muy sucias en el mundo subdesarrollado. Pero esas son las contradicciones y las perversiones del sistema económico, no del ambientalismo.

Pregunta: Y la crisis afectará también a esos sectores.

Respuesta: Las empresas de producción ecológicamente sostenible, como las de agricultura ecológica o las de turismo ambientalmente responsable, no sufren prácticamente la crisis, sino que están incrementando su peso en el mercado. A lo que sí afecta muncho la crisis es a la política ambiental en general y a la conciencia de la gente. Hace dos o tres años, en plena euforia económica, todo el mundo estaba preocupado por el medio ambiente, exigiendo que se dejase de edificar tanto, sobre todo en la costa. Ahora todo el mundo pide que vuelva la actividad, a cualquier precio e independientemente de lo que destruya. Cuando vienen mal dadas tendemos a sacrificar el medio ambiente en beneficio de una mayor renta. Es fácil caer en el engaño de que la opción es “o árboles y pajaritos o puestos de trabajo”.

Pregunta: Las restricciones ambientales pueden generar paro. Si una empresa cierra porque se ve obligada por una ley ambiental los obreros se quedan sin trabajo.

Respuesta: En la Unión Europea se crean casi tres puestos de trabajo gracias a la política ambiental(3) por cada algo menos de uno destruido por restricciones ambientales. Es verdad que si una empresa cierra no van a generarse nuevos puestos de trabajo al día siguiente. Cuando la Unión Europea erradique el PVC, que lo hará, los trabajadores de esas fábricas no van a convertirse en guardias forestales en dos días, eso es evidente. Pero este problema no es una particularidad de la política ambiental. Lo que hay que hacer es buscar paliativos temporales. Cuando las minas o los astilleros cerraron por razones comerciales se articularon políticas sociales para paliar los efectos negativos, por no hablar del PER del campo andaluz, que usted conocerá bien. ¿Por qué los motivos ambientales no han de ser tratados de igual forma? Si una empresa cierra porque está envenenando a la ciudadanía, ¿por qué no se recurre a la política social y laboral? ¿Por qué a la política ambiental se le exige lo que no se exige a las políticas comercial o monetaria?

 

Ahorro en salud

4. Algunos no son conscientes del ahorro que el veganismo (en su ambito alimentario) supone para el Estado.

Una alimentación sin productos de origen animal ahorraría al Estado miles de millones de dólares en temas ambientales y de salud pública. Dicho ahorro podría ser usado para promover el empleo.

A continuación se adjuntan estudios sobre el ahorro que supone el veganismo.

– El 12 de abril de 2016, la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) publicó un estudio de la Universidad de Oxford titulado «Analysis and valuation of the health and climate change cobenefits of dietary change» en el que se indica que:

«Nuestro análisis indica que un cambio en la dieta hacia el consumir menos alimentos derivados de animales y más alimentos derivados de plantas está asociado con beneficios importantes debidos a la mortalidad relacionada con la dieta y a las emisiones de gases de efecto invernadero». —Estudio «Analysis and valuation of the health and climate change cobenefits of dietary change» de la Universidad de Oxford

Según los investigadores, si todo el mundo se volviera vegano entonces el número total de muertes al año debidas a derrames cerebrales, enfermedades cardiacas coronarias, cáncer y diabetes de tipo 2, se reduciría en un 19%, lo que equivale a salvar 8.1 millones de vidas humanas cada año.

El beneficio de la alimentación vegetariana estricta en la salud reduciría en entre 700.000 millones de dólares y 1 billón de dólares al año los gastos del cuidado médico y los gastos asociados con el «cuidado informal y los días de trabajo perdidos».

Asimismo, si todo el mundo se hiciera vegano se reducirían las emisiones de gases de efecto invernadero debidas a la industria agrícola global, ahorrando unos 570.000 millones de dólares cada año.

[/expand]

 

Bibliografía

Sobre economía:

– Marx, Karl. El capital.
– Smith, Adam. La riqueza de las naciones.
– Ricardo, David. Los principios de tributación.

5 1 vota
Article Rating
Publicidad veganismo
Tags:
Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Comenta sobre el tema del artículo, y si es sobre otro tema déjalo en el Foro General.x
()
x