ARGUMENTO: “Eso no es natural, es antinatural”

RESUMEN: ¿Qué es la naturaleza? ¿qué es natural? ¿es lo mismo «no natural» que artificial? ¿existe lo «no natural», también llamado «antinatural»? ¿por que la mayoría de personas usan la expresión «no es natural»? ¿cómo afecta la idea de lo «no natural» a los animales no humanos? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí voy a responder.

Algunas personas separan la naturaleza y lo natural que ésta produce, de los humanos y lo «no natural» o «artificial» que estos producen. Esta idea tiene un origen religioso, según la cual la conciencia humana es un fenómeno «no natural» al que llaman «alma» o «espíritu». Por eso dicen que la conciencia humana produce cosas que «no son naturales». Sin embargo, la conciencia humana no es algo «sobrenatural» ni «no natural», sino que es un fenómeno natural del cerebro (producido por la naturaleza, no por «dioses») que también se origina de manera particular en los cerebros de animales de otras especies. Los humanos son seres naturales como cualquier otro ser, son un producto de la naturaleza, son parte de la naturaleza, no están separados de ella. Todo lo que produce la conciencia humana (y cualquier otra) son «artificios» o «cosas artificiales». El error habitual es usar la palabra «artificial» (sí existe) como sinónimo de «no natural» (no existe). Todo lo existente es naturaleza y natural porque lo «no natural» no existe. No debemos hablar en términos de lo «natural» y lo «no natural», «antinatural» o «contra natura», sino en términos de lo éticamente correcto y de lo éticamente incorrecto a partir del origen del deber (los intereses) y de la universalización del deber mediante el uso de la Lógica: A priori, los intereses no deben ser frustrados.

Palabras clave: artificial, natural, naturaleza, naturalismo, no natural, sobrenatural

 

Los humanos son seres naturales

1. Algunas personas dicen que «los humanos no son seres naturales».

La mentira del almaSegún estas personas, «la conciencia humana no es natural, sino sobrenatural, pues la crea un “dios” en la fecundación y ésta sigue existiendo después de la muerte. No es una conciencia, sino un “alma” o “espíritu”». Por eso estas personas religiosas consideran éticamente incorrecto el aborto desde que se produce la fecundación de un óvulo humano.[1] En cambio, estas personas consideran éticamente correcto el aborto de animales no humanos y, en general, matarles porque consideran que los animales no humanos no tienen esa «cualidad divina». Por eso estas personas religiosas separan cualitativamente a los humanos de los animales no humanos, por eso sólo se refieren a estos como «animales», «fauna» o «naturaleza». En cambio, consideran que los humanos no son animales (seres naturales), sino «seres sobrenaturales». ¿Os suena la famosa frase «El ser humano contra la naturaleza»?…

En un artículo anterior rebatí las ideas de alma[2] y de espíritu.[3] La Realidad es que la conciencia humana no es algo «sobrenatural» o «no natural», sino que es un fenómeno natural (producido por la naturaleza, no por «dioses») que emerge del cerebro humano. Además, la conciencia también emerge de los cerebros de animales de especies no humanas.[4] Los humanos son seres naturales, son parte de la naturaleza, como cualquier otro ser vivo o ser inerte. Una de las razones por las que los humanos están destruyendo el planeta Tierra y asesinando a los demás animales es por esta separación creada por la religión.

Si estas personas se empeñan irracionalmente en decir que la conciencia humana «no es natural» les podemos responder que entonces la conciencia de los animales no humanos tampoco es natural, pero resultará en una conversación absurda-religiosa.

Cosas naturales

2. Algunas personas dicen que «los humanos son seres naturales, pero lo que estos construyen y transforman no es natural».

Todo es naturaleza y natural

Esta idea está totalmente difundida, pero como demostraré es errónea. Además, no es un error cualquiera, sino que contiene implicaciones éticas muy importantes que perjudican a los animales no humanos. Según dicha idea, las cosas que los humanos crean y transforman no son naturales o, lo que es lo mismo, son «no naturales». En cambio, según la misma idea, las cosas que los animales no humanos crean y transforman son naturales. Si los humanos y los animales no humanos son seres naturales ¿por qué esa diferenciación entre cosas «no naturales» creadas por humanos y cosas «naturales» creadas por animales no humanos?… La respuesta es que se pretende separar cualitativamente a los humanos del resto de animales, de manera que se asocien las creaciones humanas con la intencionalidad o con el libre albedrío, y que por contra, se asocien las creaciones de los animales no humanos con acciones automáticas (instintos) o con el determinismo. La Realidad es que lo que las conciencias humanas construyen es tan natural como lo que construyen las conciencias no humanas:

Premisa 1: «La conciencia es un fenómeno natural.»
Premisa 2: «Los fenómenos naturales producen cosas naturales.»
Conclusión: «La conciencia produce cosas naturales.»

La trampa está en llamar «no natural» a lo que es artificial, lo explicaré en el punto 3.

Lo artificial es natural

3. Algunas personas dicen que «lo “artificial” no es natural».

Ésta es otra idea errónea que casi todo el mundo cree que es cierta. El diccionario refleja dicho error:

artificial (Del lat. artificiālis)
1. adj. Hecho por mano o arte del hombre. <– Limita lo artificial a «los humanos». Os explicaré por qué es falso.
2. adj. No natural, falso. <– Aquí convierte lo «artificial» en «no natural». Os explicaré por qué es falso.
3. adj. Producido por el ingenio humano. <– Limita lo artificial a los humanos. Os explicaré por qué es falso.

Los edificios son naturales Podemos observar que existen cosas que se construyen solas y cosas que las construye alguien (una conciencia). Por ejemplo, si viajamos a otro planeta y nos encontramos un edificio entonces diremos que ALGUIEN lo construyó; por eso decimos que es artificial. En cambio, si nos encontramos un árbol, no decimos que «ese árbol lo construyó alguien» porque sabemos que los árboles, las plantas, las estalactitas, etc. se construyen solos, es decir, automáticamente. Los árboles, plantas, estalactitas, etc. no son cosas artificiales. Hasta aquí todo cierto. Sin embargo, en este punto aparecen personas que dicen que «si algo es artificial entonces es “no natural”». Así comienza este engaño religioso.

Además, añaden que «lo que crean los animales no humanos no es artificial, sino natural: automático, instintivo», para de esta manera negar la conciencia de los animales no humanos (les consideran algo, no alguien), como hacen la mayoría de religiones. Mediante este engaño pretenden separar a los humanos de quienes no son humanos. Sin embargo, la Realidad es que lo que es artificial es natural porque lo «no natural» no existe. Lo artificial es natural. Existen cosas naturales que son artificiales y cosas naturales que no son artificiales. La Realidad es que los humanos son seres naturales que son parte de la naturaleza y que crean cosas que también son naturales, pero que son artificiales. Lo artificial es lo creado por alguien, da igual la especie de ese alguien.

La naturaleza como lugar

4. Algunas personas dicen que «algunos lugares son naturaleza y otros lugares no lo son».

Es muy habitual escuchar que alguien dice «¡vamos a la naturaleza!». Generalmente estas personas quieren decir que «cuando estamos en un bosque estamos en la naturaleza porque los árboles son naturales, en cambio cuando estamos en una ciudad no estamos en la naturaleza porque los edificios no son naturales», lo cual ya lo he rebatido en el punto anterior. Si estas personas consideraran que los edificios son tan naturales como lo son los árboles entonces dirían «¡vamos al bosque!», porque la Realidad es que siempre están en la naturaleza.

El término «física» proviene del término latín «physĭca», y éste a su vez proviene el término griego «φυσικά» (physiká), que es la forma femenina del vocablo griego «φυσικός» (physikós), que significa «relativo a la naturaleza». Deriva de phýsis ‘naturaleza’ y éste deriva de phýein (nacer, brotar, crecer). Así, pues, la Física vendría a ser, etimológicamente hablando, el estudio de todo lo relacionado con la naturaleza. La Física es la ciencia que estudia la materia, la energía, el espacio y el tiempo así como las interacciones de estos cuatro conceptos entre sí. Todo lo que existe está dentro del ámbito de la Física, es decir, dentro de la naturaleza. La naturaleza es el todo, es el Universo. La idea de que existe algo (dioses) fuera del todo que es la naturaleza es una idea religiosa al mismo tiempo que contradictoria. No existe nada «más allá» del todo.

Lo artificial y el determinismo

5. Algunas personas dicen que «todo es natural, pero lo artificial no existe porque la conciencia es un fenómeno determinista regido por la causa-efecto».

Si creemos que el Universo es determinista entonces no existiría una diferencia cualitativa entre lo que se crea automáticamente, por ejemplo un árbol, y lo que crea alguien, pues TODO se generaría de manera automática al estar todo regido por la ley de causa-efecto. Sin embargo, en otro artículo expliqué por qué no es irracional defender la existencia del libre albedrío como una característica natural de la conciencia.[5] Si aceptamos que existe el libre albedrío entonces podemos hablar de dos categorías naturales: lo creado automáticamente (natural no artificial) y lo creado intencionalmente (natural artificial). Si no aceptamos el libre albedrío entonces todo es simplemente natural, pues al no existir la intencionalidad no tendría sentido dividir lo natural en dos categorías.

Consecuencias de lo «no natural»

6. Las personas que afirman que «existe lo “no natural”» llegan a ideas erróneas como son: la apelación a lo natural, el equilibrio de la naturaleza y el argumento de la tradición.

El nazismo dice que existe lo no natural

La errónea creencia de que existe lo «no natural» es la base en la que se apoya el argumento de apelación a lo natural, según el cual las cosas «naturales» son buenas y las cosas «no naturales» son malas.[6] Asimismo, se usa la idea de «no natural» para crear la idea de la «naturaleza humana» asociada a «comportamientos naturales» y para condenar los «comportamientos no naturales», «comportamientos antinaturales» o también llamados «comportamientos contra natura»[6]; sin embargo, antes demostré que todas las cosas y acciones son naturales, pues las cosas y las acciones «no naturales» no existen. Por si fuera poco, estas ideas erróneas llevan a su vez a creer que «en la naturaleza existe un equilibrio natural que debe ser respetado»[7] y que, según lo que hemos explicado, vendría a ser un «equilibrio de todo lo existente»: un estado de parálisis que rechaza el cambio (y por lo tanto la evolución biológica y la Ética) para así conservar todo tal y como está; por eso esta idea mantiene una fuerte relación con el argumento de la tradición (conservadurismo político).[8]

Cuando hablamos sobre cuestiones de Ética no debemos hablar en términos de lo «natural» y lo «no natural», «antinatural» o «contra natura», sino en términos de lo éticamente correcto y de lo éticamente incorrecto. El deber ético se origina en los intereses de los seres sintientes: de su universalización inferimos lógicamente la Regla de Oro de la Ética: A priori, los intereses no deben ser frustrados.[9]

Hemos hablado de la falacia de lo «no natural» en el programa 3 de Charlas Veganas.

Publicidad veganismo

3
Comentarios

avatar
1600
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
RespuestasVeganas.OrgLuis Cruz Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Luis Cruz
Guest
Luis Cruz

Entonces digamos que nuestra conciencia natural nos dice que debemos quemar todos los árboles del planeta… Como es un hecho natural ¿debemos adaptarnos a esa realidad y tomarla como algo normal y evolutivo?