MALTRATO: Producción de leche animal

Imagina que te lo hicieran a ti

Quien dice que «los humanos deben ser respetados porque son humanos» no está dando ninguna razón, está defendiendo una ética hueca, pues ya sabemos que los humanos son humanos, que los blancos son blancos y que los hombres son hombres. La razón por la que un humano debe ser respetado es porque tiene una conciencia, gracias a la cual puede sentir, sufrir y disfrutar; por lo tanto tiene intereses respecto a dichas experiencias que deben ser éticamente considerados. Quienes no son humanos deben ser respetados exactamente por esa misma razón. Discriminar a alguien porque es una determinada especie es especismo. El especismo es una discriminación arbitraria que sigue el mismo patrón que siguen todas las discriminaciones arbitrarias, como lo son el racismo, el sexismo, etc. La industria láctea maltrata a los demás animales. Consumir leche de vaca o de cualquier otro animal es éticamente incorrecto.

Introducción sobre la leche animal

La leche es una secreción producida por las glándulas mamarias de las hembras de los mamíferos. La principal función de la leche es la de nutrir a los hijos hasta que son capaces de digerir otros alimentos. La leche pasa directamente del pezón de la madre al sistema digestivo del hijo, sin entrar en contacto con el aire, evitando así la contaminación bacteriana.

Cabras y ovejas siendo ordeñadas Los humanos comenzaron a explotar a animales no humanos para robarles su leche hace unos 11.000 años, especialmente en oriente medio, y las primeras víctimas fueron las vacas y las cabras. Posteriormente, entre el año 9000 y 8000 a. C., se explotó o las ovejas por su leche, y posteriormente se fue explotando a animales de otras especies. Actualmente los animales más explotados por su leche son las vacas, pero también se explota a cabras y ovejas, búfalos, camellos, yeguas, alces, cerdos, llamas, etc. para extraerles leche.

La leche animal contiene microorganismos dañinos para el ser humano, por eso es tratada antes de ser comercializada: pasteurización, UHT, esterilización, etc.

Los mamíferos producen leche porque han parido

La leche de vaca es para los terneros

Algunas personas creen que existen vacas que siempre producen leche, pero esto no es cierto. Las glándulas mamarias de las vacas, igual que ocurre con las glándulas mamarias de las mujeres, sólo producen leche cuando han parido. Para asegurarnos de que esto es así, le pregunté vía mail a Antonio Callejo Ramos, profesor titular del Dto. de Producción Animal de la E.U.I.T. Agrícola (Universidad Politécnica de Madrid)[3]:

Pregunta:
Buenos días, no soy alumno de su universidad, tan sólo quisiera hacerle una pregunta si me permite, tal vez la considere una tontería pero le agradecería enormemente que me aportara alguna información sobre el tema pues estoy bastante confundido. ¿Una vaca produce siempre leche o para que ésta la genere es necesario siempre que haya sido fecundada? Muchísimas gracias.

Respuesta:
Para que una hembra mamífera de leche es preciso que haya sido fecundada, haya completado la gestación y, por tanto, haya parido. La diferencia entre especies está en que algunas de ellas tienen muchas dificultades para salir nuevamente en celo y quedar gestantes mientras dura la lactación. Otras, en cambio, como la vaca, puede salir en celo algunas semanas después del parto y, si queda gestante, coinciden la lactación consecuencia del parto anterior con la gestación de un nuevo ternero. Espero haber resuelto tus dudas.

Los maltratos de la industria láctea

El desmochado y el descornado

El desmochado y el descornado son maltratos habituales padecidos por vacas, pero también por cabras. Ambos maltratos tienen como objetivo que los animales no tengan cuernos para que sean menos peligrosos y para que necesiten un menor espacio. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos informó en 2010 que «más de nueve de cada diez granjas lecheras practican el descuerne». Puedes comprobar que la mayoría de las vacas que son explotadas por su leche no tienen cuernos.

El desmochado (en inglés «disbudding») implica quemar el tejido de los cuernos de los cráneos de los becerros jóvenes antes de que sus cuernos se desarrollen. Se realiza durante las primeras 4-6 semanas de vida del animal, cuando los botones de los cuernos aún solo tienen entre 5 y 10 mm de longitud. Existen dos tipos de desmochado: el desmochado mediante cauterización (usando hierro al rojo vivo) y el desmochado químico (usando una sustancia cáustica). Ambos métodos les queman parte de la piel y se realizan sin anestesia.

El descornado (en inglés «dehorning») se realiza cuando el cuerno ya está formado. Los granjeros amputan los cuernos, que ya están adheridos al cráneo de la vaca a través de nervios y vasos sanguíneos. Frecuentemente el descorne se realiza sin anestesia ni analgésicos. Los cuernos son cortados usando serruchos, cables afilados o «guillotinas» para descornar. El descornado provoca un dolor intenso que dura horas y que incluso puede convertirse en crónico. Las heridas causadas por esta amputación dolorosa pueden tomar hasta tres meses o más para sanar.

Algunas empresas han comenzado a criar vacas modificadas genéticamente que nacen sin cuernos, pero la única manera de no apoyar el sufrimiento de las vacas es dejar de consumir productos lácteos.

Hacinamiento y máquinas de ordeño

Vacas "lecheras" hacinadas

Por lo menos la mitad de los 10 millones de vacas criadas para ser ordeñadas en Estados Unidos viven en granjas industriales en condiciones que les causan un enorme sufrimiento. Las vacas lecheras destinadas a la producción industrial de leche son confinadas dentro de corrales o establos de ordeño con suelo de cemento, donde son ordeñadas por máquinas dos, o incluso tres veces al día, produciendo cuatro veces y media más de leche que la que producirían para alimentar a sus terneros.

Las máquinas para ordeño generalmente les provocan cortes y heridas que no ocurrirían si el ordeño fuese manual. Estas heridas promueven el desarrollo de mastitis, una infección bacterial dolorosa. Más de 20 clases diferentes de bacterias causan la infección, que se propaga fácilmente de una vaca a la otra y si no es controlada, puede provocar la muerte. En algunos casos, las máquinas para ordeño también producen descargas eléctricas como consecuencia de fugas de voltaje, causándoles a las vacas un gran malestar, miedo, daños en el sistema inmunológico y, en algunos casos, la muerte. Según el artículo «Stray Voltage Killing U.S. Dairy Cows», de Jack Anderson y Dale Van Atta, publicado el 9 de agosto de 1989 en The Washington Post, es posible que sólo una granja pierda varios cientos de vacas al año debido a las fugas de voltaje.

Uso de drogas

Aunque en muchos países está prohibida, algunos productores utilizan una variedad de drogas, como la hormona de crecimiento bovino (BGH por sus siglas en inglés). También se usan antibióticos y hasta tranquilizantes, para poder influenciar la productividad y el comportamiento de las vacas.

Flameado de ubre en vacas

Flameado de ubres

Los productores de leche afirman que la depilación de las ubres de la vaca es un proceso vital para mejorar la limpieza de la ubre, reduciendo el número de bacterias en la misma. Para evitar la depilación manual de las ubres, los granjeros practican el flameado de ubre, es decir, queman los pelos de las ubres con fuego. Las ubres de las vacas son quemadas para «eliminar la suciedad que queda impregnada en los pelos de la ubre de la vaca, muchas veces a causa del barro o el propio estiércol. Pese a limpiar la ubre antes del ordeño, siempre quedan restos en los pelos, por tanto gracias a esta sencilla técnica, esta dificultad es corregida», comenta Felipe Figueredo a periodistas de Color ABC.

Violación vaginal y anal de las vacas

Diagrama de inseminación artificial

Diagrama de inseminación artificial de vacas

La inseminación artificial se utiliza con las vacas desde la década de 1940. La inseminación artificial permite a los explotadores obtener un número mucho más importante de descendientes de un toro que por reproducción no artificial, mejoras genéticas, aumentar la fertilidad o evitar la transmisión de enfermedades venéreas a la vaca.

Primeramente se extrae el esperma a toros seleccionados que tienen cualidades particularmente interesantes para el explotador. El esperma se conserva en distintos recipientes como ampollas, pellets o pajuelas y se congela antes de ser empleado.

Prolapsos anales debidos a la inseminación artificial

Habitualmente se ha usado la prostaglandina para provocar el celo a la vaca que el explotador quiere inseminar. La inseminación artificial más utilizada en bovinos es la recto-vaginal, la cual consiste en introducir un brazo por el recto de la vaca con la finalidad de sujetar el cuello del útero mientras que con la otra mano se introduce por la vagina una pipeta de esperma. Una de las consecuencias de la inseminación artificial son los prolapsos anales.

Parir y ser violada de nuevo

Ciclos de produccion de leche

Unos días antes del parto, la glándula mamaria de la vaca comienza a producir leche para poder alimentar al ternero que ésta parirá. La glándula mamaria tiene su pico de producción de leche dos meses después del parto (línea amarilla), tras lo cual la producción de leche comienza a descender. Poco después, los granjeros vuelven a violar a la vaca para que quede embarazada, lo cual resultará, tras un nuevo parto, en un aumento de la producción de leche. Antes de parir, la vaca pasa por un «período de secado», unos días en los que se deja reposar la glándula mamaria.

Separación de madre e hijo

Los terneros no le resultan beneficiosos a la industria láctea porque se beben la leche, por eso son separados de su madre y destinados a reposición (a sustituir a las vacas asesinadas) o para engorde. Los terneros clasificados para engorde son enviados a granjas intensivas de engorde para la producción de carne de ternera, donde vivirán en jaulas hasta ser enviados al matadero.

Como mamíferos que son, las vacas tienen un instinto maternal muy fuerte, y por ello sufren enormemente cuando se las separa de sus hijos, pudiéndose escuchar sus lamentos durante días. Se han dado casos de vacas que han llevado acabo actos asombrosos para juntarse con sus terneros. Una de ellas anduvo durante 7 millas para poder reunirse con su hijo después de que éste fuera vendido en una subasta[4]. Separar a un ternero de su madre le ocasiona un sufrimiento difícilmente imaginable.

Para la producción de cualquier tipo de leche, incluida la leche ecológica, se separa a los hijos de sus madres y estos suelen acabar en el matadero. También se separa a ovejas de sus corderos.

Jaulas de terneros

Jaulas de ternerosLos terneros separados de sus madres «lecheras» son enviados a granjas de engorde. Allí vivirán solos en jaulas, sin conocer el cariño, hasta el día en el que serán enviados al matadero.

Matanza de terneros

Los terneros que paren las vacas explotadas por su leche son asesinados a los 6 meses de edad en los mataderos y sus cadáveres son llamados «carne de ternera». Otros terneros, los que se explotan para producir carne llamada «vitela» o «babybeef», corren aún peor destino. La industria de la carne de ternera es una rama de la industria láctea, así lo explica Peter Singer:

Jaulas de terneros«Como hemos visto, la industria de la carne de ternera es una rama de la industria láctea. Los productores deben asegurarse de que las vacas lecheras queden preñadas cada año para que sigan produciendo leche. Las crías son separadas de sus madres al nacer, una experiencia que es tan dolorosa para la madre como es aterrorizante para el ternero. La madre frecuentemente calma su angustia llamando constantemente y mugiendo durante días luego de que le han sacado a la cría. Algunas terneras serán criadas con lecheras sustitutas para eventualmente formar parte de las filas de vacas lecheras, cuando una vez alcanzada la edad de alrededor dos años puedan producir leche. Otros terneros serán vendidos con una o dos semanas de edad y serán criados para «bifes» en engordaderos. Los restantes son vendidos a productores de carne de ternera, quienes cuentan con la industria láctea para que la dieta con la que se alimenta a estas crías los mantenga anémicos». —Peter Singer, Liberación Animal

Matanza de vacas y de fetos

Las vacas tienen una esperanza de vida de 20 a 40 años. Las vacas que son explotadas para que produzcan leche, comienzan a tener problemas de salud (infertilidad, mastitis, etc.) o desciende la producción de leche («vacas secas») cuando tienen entre 4 y 6 años de edad. A un granjero o una empresa no le interesa tener vacas que no producen suficiente leche, por eso las envían al matadero.

Fetos de vacas lecheras en el mataderoA veces, las vacas llegan al matadero embarazadas. Un artículo publicado por el British Cattle Veterinary Association reveló que 150.000 vacas embarazadas son enviadas al matadero cada año. Al menos 40.000 de estas vacas se encuentran en las últimas etapas de su embarazo. El 90% de las vacas que van al matadero son vacas «lecheras» y la mayoría de los agricultores dicen que no se dan cuenta de que están embarazadas. En una encuesta de la AVC, el 50,9% pensaba que la vaca no estaba embarazada y el 27,3% dijo que no lo sabía. La infertilidad se citó como la razón más común para el sacrificio de un animal, seguido de la mastitis (una inflamación dolorosa de las ubres muy común en las vacas lecheras) y luego la vejez. Algunas vacas se están enviando al matadero pensando que son infértiles, cuando en realidad están embarazadas. Los animales que son enviados al mercado, son pesados antes de matarlos y el agricultor es compensado por kilo. Si la vaca está embarazada, el agricultor recibirá dinero extra.

«A veces, cuando estas criaturas están colgando en la línea desangrándose, se puede ver a los terneros dando patadas dentro de los vientres de sus madres. Yo, como veterinario, sólo tenía que mirar, no hacer nada y quedarme callado. Me rompió el corazón y me sentí como un criminal, así que dejé el Servicio de Higiene de la Carne y el país.» —Gabriele Meurer, ex cirujano veterinario oficial en los mataderos del Reino Unido.

Investigaciones

– En noviembre de 2016, Le Monde, uno de los más reputados periódicos de Francia, se hizo eco de prácticas habituales en el mayor matadero público de vacas en Limoges (Francia). Un trabajador de la línea de sacrificio de animales del matadero grabó un vídeo que entregó a la organización vegana L214. En el vídeo aparecen prácticas cotidianas aberrantes que son ocultadas a los consumidores: vacas en la última etapa del embarazo son rutinariamente sacrificadas y los fetos, extraídos de sus entrañas, son arrojados a la basura.

– En julio de 2012, la organización por los derechos animales EligeVeganismo presentó la investigación «Huérfanos de la leche: la industria de los lácteos en Chile». La investigación muestra imágenes de la industria láctea en Chile, pero podría ser en cualquier otro lugar. Los investigadores recorrieron las granjas de pequeños y medianos productores, hasta el plantel más moderno de sudamérica, para mostrar el horror al que sistemáticamente son sometidas las vacas. Una vida de constante privación, sometimiento, maternidad truncada e hijos arrebatados que nadie debería ignorar. Isabel Collao, de EligeVeganismo, fue entrevistada en CNN Chile respecto a dicha investigación.

Publicidad veganismo

Comentarios

avatar
1000
  Subscribe  
Notify of