ARGUMENTO: “Los animales omnívoros y carnívoros no pueden ser vegetarianos”

RESUMEN: ¿Los animales no humanos que son omnívoros pueden estar sanos siendo vegetarianos estrictos? ¿y los animales no humanos que son carnívoros? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí voy a responder.

Se comete una falacia de generalización apresurada cuando a partir de unos pocos casos conocidos de empeoramiento de la salud de perros y gatos por alimentarse con piensos veganos se generaliza y se llega a la conclusión de que los perros y gatos no pueden estar sanos con dichos piensos. Son numerosas las organizaciones nutricionistas que apoyan la idea de una alimentación sin productos de origen animal para animales no humanos omnívoros y carnívoros: Unión Vegetariana Internacional, Vegan Society, Vegetarian Society, Australian Vegetarian Society, American Veterinary Medical Association, etc. y varios estudios realizados. Asimismo, miles de perros y gatos se alimentan con piensos veganos y están sanos.

Palabras clave: gatos vegetarianos, generalización apresurada, nutrición canina, nutrición felina, perros vegetarianos

Definición

1. Algunas personas dicen que «el pienso vegano no incluye productos de origen animal».

Los piensos veganos que están la venta no contienen productos de origen animal, son piensos vegetarianos estrictos. Sin embargo, el veganismo es poner en práctica la Ética: respetar a los demás seres sintientes. En otro artículo expliqué que el veganismo no se opone a la carne, sino al maltrato (agresiones, asesinato, etc).[1] Por lo tanto, un pienso que incluya animales muertos por accidente, por vejez, etc. sigue siendo un pienso vegano porque no se maltrató a nadie para fabricarlo.

Especistas

2. Las personas que no comprenden que los humanos deben respetar a quienes no son humanos, con menos razón van a comprender que se debe alimentar con piensos veganos a perros, gatos, etc.

Es absurdo debatir sobre alimentación vegana para perros, gatos, etc. con quienes no son veganos. Dichas personas no ven ningún problema ético en matar a quienes no son humanos, así que tampoco van a ver un problema en matar animales para fabricar piensos cárnicos. Si eres una de esas personas entonces te estás saltando un par de lecciones:

  • La alimentación vegana es sana.[2]
  • El deber ético se origina en los intereses de los seres sintientes.[3]

Una vez que hayas entendido que los seres sintientes tenemos derecho ético a la salud y a la vida entonces te darás cuenta de que promover los piensos veganos es la conclusión lógica a la que se llega.

Religión de “lo natural”

3. Algunas personas dicen que «los perros y gatos deben comer productos de origen animal porque esa es su naturaleza, eso es “natural” para ellos».

En otro artículo demostré que todo es naturaleza y natural porque lo «no natural» no existe, es un concepto religioso.[4] Por lo tanto es absurdo decir que: «lo “no natural” es malo o éticamente incorrecto» y «lo natural es bueno o éticamente correcto».[5]

En este caso en concreto, estas personas asumen que existe lo «no natural». Apoyándose en el error anterior dicen que: «cada especie animal tiene una “naturaleza”: “la naturaleza humana”, “la naturaleza canina”, “la naturaleza felina”, etcétera». Y finalmente concluyen que: «cada individuo de una determinada especie debe vivir de manera natural, es decir, debe vivir de acuerdo a la naturaleza de su especie. Vivir en contra a su naturaleza no es natural, es antinatural, es contra natura». Al decir esto se están oponiendo al cambio por evolución biológica.[6] Es curioso que estas mismas personas dicen que «es natural que un gato se alimente con la carne de vacas, de cerdos, etc. que hay en los piensos cárnicos y en las latas de comida para gatos».

Al matar a quien quiere seguir viviendo se le hace el mal, es éticamente incorrecto.[7] El deber ético no se origina de ninguna «naturaleza del ser», sino en los intereses de los seres sintientes.[8] Por lo tanto es éticamente incorrecto matar a alguien en contra de su voluntad para alimentar a otro. Así lo explica Andrew Knight:

«Cada vez es mayor el número de personas que se hacen vegetarianas por rechazo al trato que reciben los animales. Sin embargo, estas personas siguen alimentando a sus animales de compañía con piensos cárnicos, causando en ocasiones el mismo daño ya que por ejemplo un perro de tamaño mediano o tres gatos, consumen aproximadamente la misma cantidad de carne que un ser humano (95 animales al año). Para optar por una dieta vegetariana en animales de compañía hay que estar bien informado. A pesar del gran prejuicio hacia la comida vegetariana para perros y gatos, no hay evidencia científica de que una dieta basada en plantas, minerales y otros ingredientes sintetizados, carezca de los elementos nutricionales que los animales requieren. Las poblaciones de gatos y perros vegetarianos son un ejemplo de animales sanos. Pensemos entonces, cuántas vidas se pueden salvar si hacemos la transición al vegetarianismo en nuestros animales de compañía.» —Andrew Knight

Dibujo de Pawel Kuczynski

Piensos veganos

4. Algunas personas reconocen que es éticamente incorrecto matar a unos animales para alimentar a otros, pero dicen que «la alimentación vegana para perros, gatos, etc. no es sana para ellos».

Estas personas suelen mencionar casos anecdóticos de perros y gatos que enfermaron al ser alimentados con piensos veganos. Esto es similar a cuando otras personas mencionan casos de humanos que enfermaron con una alimentación vegana y concluyen erróneamente que la alimentación vegana no es sana.[2] Algunas veces estas personas citan noticias sensacionalistas, por ejemplo la noticia de un gato que enfermó al ser alimentado sólo con patatas, leche de arroz y pasta. El argumento de estas personas es falaz porque realizan una generalización apresurada, muestra sesgada o Secundum quid: inferieren una conclusión general a partir de una prueba errónea o insuficiente. Dichos casos de malnutrición pueden ser debidos a causas que no tienen que ver con la alimentación vegana en sí, sino con alimentar a los animales con restos de comida en lugar de con piensos veganos de calidad (Ami, Benevo, V-dog, Yarrah), o porque el animal estuviera previamente enfermo. A continuación voy a enumerar lo que ha dicho la ciencia de la nutrición sobre la alimentación vegetariana en perros, gatos, etc.:

Mostrar datos científicos sobre la alimentación vegetariana para perros y gatos

Aunque los perros están clasificados en el orden de los carnívoros, son considerados omnívoros. Los omnívoros tienen un sistema digestivo adaptado para obtener nutrientes de fuentes de origen vegetal. Por lo tanto proporcionándoles el balance de nutrientes que necesitan para que se alimenten correctamente estarán sanos. Esto lo conocen quienes preparan piensos. La alimentación vegana de los animales no humanos omnívoros y carnívoros, especialmente de los carnívoros «obligados», no es algo que haya que hacer a la ligera, sino que debe planificarse bien y hacer un seguimiento del estado de salud del animal. Especialmente hay que tener cuidado con algunos gatos machos, pues una dieta alcalina puede producirles cristales de estruvita, lo cual puede prevenirse con productos que aumentan la acidez de su alimentación.

En 2019, la revista PLos One publicó un estudio titulado «Plant-based (vegan) diets for pets: A survey of pet owner attitudes and feeding practices». Mediante un cuestionario online se preguntó a 3673 humanos que tenían animales no humanos. Se observó que los dueños de «mascotas» tenían más probabilidades de ser vegetarianos (6,2%; 229 / 3673) o veganos (5,8%; 212 / 3673) que lo informado anteriormente para los miembros de la población general. Con la excepción de un perro de un vegetariano, los veganos fueron los únicos que alimentaron con dietas basadas en plantas a sus «mascotas» (1,6%; 59 / 3673). De los dueños de mascotas que no alimentaban actualmente dietas basadas en plantas, pero expresaron interés en hacerlo, una gran proporción (45%; 269/599) deseaba obtener más información que demostrara la idoneidad nutricional de las dietas basadas en plantas.

A finales de 2016 se estimaba que había unos 50.000 perros y gatos vegetarianos en el Reino Unido, y unos 100.000 en Estados Unidos, prueba evidente de que es posible que estén sanos alimentándose así.

ESTUDIOS PUBLICADOS QUE RESPALDAN LOS PIENSOS VEGANOS:

– El 21 de septiembre de 2016 se publicó un estudio titulado «Vegetarian versus Meat-Based Diets for Companion Animals» en el que se revisaron cuatro estudios que evaluaron la solidez nutricional de las dietas vegetarianas para perros y gatos y se proporcionaron las respuestas de los fabricantes a los estudios más recientes. Un cuerpo significativo y creciente de estudios de población e informes de casos han indicado que los gatos y perros mantenidos en las dietas vegetarianas pueden ser saludables y, de hecho, pueden experimentar una gama de beneficios para la salud. Dichas dietas deben ser nutricionalmente completas y razonablemente equilibradas, sin embargo, y los propietarios deben monitorear regularmente la acidez urinaria y deben corregir la alcalinización urinaria mediante aditivos dietéticos apropiados, si es necesario.

– En agosto de 2012, el British Journal of Nutrition publicó un estudio titulado «The gut microbiome of kittens is affected by dietary protein:carbohydrate ratio and associated with blood metabolite and hormone concentrations», dirigido por Kelly S. Swanson, de la Universidad de Illinois. La alimentación que se da a los gatos suele ser alta en proteínas y baja en carbohidratos, pero su efecto sobre el microbioma intestinal ha sido ignorado. Este estudio concluye que los gatos alimentados con un alto contenido de proteínas y bajo en carbohidratos tienen niveles más bajos de las bacterias intestinales útiles, que aquellos gatos alimentados con una proporción más equilibrada de nutrientes. Los gatos que comieron el pienso más alto en carbohidratos tenían más bifidobacterias, bacterias intestinales beneficiosas. Los bajos niveles de bifidobacterias se han asociado con el síndrome del intestino irritable en los seres humanos. Estos gatos también tenían mayores niveles de lactobacilos, las bacterias beneficiosas que pueden desempeñar un papel en la regulación del apetito y el colesterol. Los microbios que se encuentran en los intestinos de los gatitos no eran muy diferentes a los del intestino humano, lo que sugiere que las dietas específicas pueden tener efectos similares a través de las especies. «Si usted alimenta a las bacterias de un gato, un perro, o en el colon humano con el mismo sustrato, probablemente va a tener unos resultados similares», dijo Swanson en un comunicado.

– En noviembre de 2009, el British Journal of Nutrition publicó un estudio titulado «An experimental meat-free diet maintained haematological characteristics in sprint-racing sled dogs», en el que Brown y sus colegas estudiaron 12 perros huskies siberianos usados para carreras a los que 6 de ellos se les dio un pienso recomendado para perros activos y a los otros 6 un pienso sin carne pero con las mismas especificaciones de nutrientes. El estudio duró 16 semanas, 10 de ellas de competición. Se realizaron controles veterinarios periódicos y controles de sangre. Todos los perros permanecieron con una excelente condición física y con resultados de sangre normales. Este estudio fue el primero en demostrar que una dieta libre de carne cuidadosamente equilibrada puede mantener los valores hematológicos normales en perros que hacen ejercicio.

– En 2006 se publicó en la revista de la American Veterinary Medical Association (Asociación Americana de Medicina Veterinaria) el primer estudio sobre la salud de una población de gatos vegetarianos a largo plazo, titulado «Evaluation of cats fed vegetarian diets and attitudes of their caregivers» (JAVMA, Vol 229, No. 1, July 1, 2006). La mayoría de los gatos fueron alimentados con un pienso vegano disponible en el mercado, aunque al 35% de los gatos se les permitió salir al aire libre (por lo cual pueden cazar). El estudio consistió en cuestionarios telefónicos con los cuidadores de los 32 gatos, y en el análisis de muestras de sangre de algunos de ellos. Las muestras de sangre se ensayaron para determinar las deficiencias de taurina y cobalamina. Los niveles de cobalamina fueron normales en todos los gatos. El nivel de taurina estaba bajo en 3 de cada 17 gatos examinados, pero no lo suficientemente bajo como para ser considerado clínicamente deficiente. El 97% de los cuidadores percibían que sus gatos estaban sanos, incluyendo los gatos que presentaron bajos niveles de taurina.

– En 2004 se publicó en la revista de la American Veterinary Medical Association (Asociación Americana de Medicina Veterinaria) un estudio titulado «Nutritional adequacy of two vegan diets for cats», en el que Gray et al. encontró dos marcas de piensos veganos deficientes en una gama de nutrientes esenciales. En vista a que dicho artículo parece sugerir que los gatos no pueden sobrevivir sin comer carne, en abril de 2005 se publicó en la revista de la American Veterinary Medical Association un artículo titulado «In defense of vegetarian cat food» en el que Andrew Knight rebate dicha supuesta conclusión, y dice cosas como la siguiente:

«[…] Despite the belief of many veterinarians that vegetarian diets are inevitably harmful for companion animals, there were no studies demonstrating this popular “fact,” using nutritionally complete and balanced vegetarian diets. Interestingly, though, numerous studies do exist demonstrating increased risks of degenerative diseases such as kidney failure[8]; liver, musculoskeletal, and neurologic diseases[9]; birth defects[10]; and bleeding disorders[11], following chronic maintenance on commercial meat-based diets.

Until studies examining the long-term health status of cats and dogs fed nutritionally sound vegetarian diets are published, our evidence will remain limited to case reports. Fortunately, a large number of these are described on Web sites and in books[12]. They commonly illustrate substantial benefits for dogs and cats after transitioning to a vegetarian diet, including decreased ectoparasites and food allergy reactions, improved coat condition, obesity reduction, regression in signs of arthritis, diabetes, cataracts, and urogenital disease, and improved vitality. I have observed some of these effects in my vegetarian feline patients, and enjoy receiving glowing accounts from their owners. […]»

Traducción: «A pesar de la creencia de muchos veterinarios de que las dietas vegetarianas son inevitablemente perjudiciales para los animales de compañía, no existen estudios que demuestran este popular «hecho» por medio de la nutrición completa y equilibrada dieta vegetariana. Curiosamente, sin embargo, numerosos estudios demuestran que existen mayores riesgos de enfermedades degenerativas como insuficiencia renal[8], hígado, músculo-esqueléticas y las enfermedades neurológicas[9]; defectos de nacimiento[10], y trastornos de la coagulación[11], tras el mantenimiento crónico de dietas comerciales a base de carne.

Hasta que los estudios que examinan el estado de salud a largo plazo de los gatos y los perros alimentados con dietas vegetarianas nutricionalmente se publiquen, nuestras pruebas se mantienen limitadas a informes de casos. Afortunadamente, un gran número de ellas se describen en los sitios web y en los libros[12]. Se suelen ilustrar beneficios sustanciales para los perros y los gatos después de la transición a una dieta vegetariana, incluyendo la disminución de ectoparásitos y las reacciones de alergia a los alimentos, estado del pelaje, reducción de la obesidad, la regresión de los signos de la artritis, la diabetes, las cataratas y las enfermedades urogenitales y la mejora de vitalidad. He observado algunos de estos efectos en mis pacientes felinos vegetarianos, y he disfrutado con la recepción de brillantes relatos de sus dueños.»

– En 2001 se publicó el estudio «A field study on the nutrition of vegetarian dogs and cats in Europe», realizado por la Compendium on Continuing Education for the Practising Veterinarian. El estudio investiga la alimentación vegetariana en gatos usando piensos veganos de varias marcas. El estudio concluye que: «Sólo dos de los doce productos que se analizaron se pueden recomendar sin reservas, mientras que en otros dos se encontraron deficiencias menores», es decir, el estudio reconoce que es posible que los gatos estén sanos siendo vegetarianos si se eligen piensos veganos de alta calidad. (Kienzle E, Engelhard R. A field study on the nutrition of vegetarian dogs and cats in Europe. Compend Contin Educ Pract Vet. 2001;23(9A):81.)

ORGANIZACIONES QUE DEFIENDEN PIENSOS VEGANOS:

Postura de la Vegan Society respecto a piensos veganos:

El 20 de marzo de 2015, la organización Vegan Society publicó un artículo titulado «Vegan animal diets: facts and myths» en el cual respalda la alimentación vegana para perros y gatos. El autor del artículo es Andrew Knight, veterinario especialista en bienestar animal, ética y leyes, y profesor de la asignatura Bienestar Animal y Ética en la Universidad de Winchester (Inglaterra).

Andrew Knight lleva la web VegePets.info, en la cual proporciona información acerca de los problemas de salud y nutricionales asociados con alimentación a base de carne y vegetariana para animales de compañía. Knight explica que algunos piensos cárnicos incluyen restos de animales que tenían enfermedades de riñón, hígado, corazón, tiroides, neurológicas, neuromusculares, de la piel e infecciosas y trastornos hemorrágicos; los alimentos comerciales para mascotas constituyen un gran vertedero industrial para los desechos de matadero, la carne «4-D» (animales muertos, moribundos, enfermos o discapacitados), carne de supermercado en mal estado, carne de perros y gatos muertos en refugios de animales, grasas viejas de restaurantes con altas concentraciones de radicales libres peligrosos y ácidos grasos trans, pescado en mal estado con niveles potencialmente peligrosos de mercurio, PCB’s y otras toxinas. Knight hace referencia a varios estudios científicos que han encontrado que estos ingredientes son perjudiciales para la salud de perros y gatos: a largo plazo les producen enfermedades hepáticas, renales y cáncer. La transición a piensos veganos puede provocar un aumento de la salud general y de la vitalidad, una disminución de la incidencia de cáncer, de infecciones, de hipotiroidismo (una enfermedad hormonal), de ectoparásitos (pulgas, garrapatas, piojos y ácaros), una mejora del pelaje, control de alergias, control de peso, una disminución de la artritis, regresión de la diabetes e incluso curación de cataratas; miles de perros, gatos y hurones han demostrado durante años que piensos veganos equilibrados y piensos hechos en casa que incluyen los suplementos necesarios son saludables. Las dietas veganas pueden dar lugar a una orina más alcalina, lo cual puede dar lugar a cálculos urinarios y bloqueos graves en una pequeña proporción de animales, especialmente en los gatos machos, por ello Knight recomienda que el cambio de dieta se realice gradualmente y un asesoramiento para revisar regularmente la acidez de la orina utilizando tiras de prueba de pH (o incluso medidores de pH, que son más precisos) y para el uso de aditivos alimenticios que corrigen la alcalinización urinaria si fuera necesario. Knight menciona el estudio «An experimental meat-free diet maintained haematological characteristics in sprint-racing sled dogs», publicado en 2009 en el British Journal of Nutrition, y el estudio «Evaluation of cats fed vegetarian diets and attitudes of their caregivers», publicado en 2006 en el Journal of the American Veterinary Medical Association, para respaldar científicamente los piensos veganos.

Postura de la Vegetarian Society respecto a piensos veganos:

En septiembre de 2013, la Vegetarian Society publicó un artículo titulado «Vegetarian diet for cats» en el que respalda los piensos veganos para perros y gatos. Se recuerda que los gatos son incapaces de producir taurina y ácido araquidónico que son nutrientes esenciales proporcionados por la carne, sin embargo, la taurina y el ácido araquidónico están disponibles en forma sintética mediante piensos equilibrados. Recomienda pedir consejo a un veterinario antes de cambiar la dieta a un gato, y exhorta a introducir los alimentos nuevos gradualmente mientras se monitoriza cuidadosamente la salud del animal. Enlaza a productos veganos de tienda de veggiepets.com y de su propia web.

Postura de la Unión Vegetariana Española respecto a piensos veganos:

La Unión Vegetariana Española traduce al español la respuesta que da la International Vegetarian Union a la pregunta «¿Se puede alimentar a un gato o un perro con una dieta vegetariana – vegana?». También incluye la traducción de dos hojas informativas de la Vegetarian Society UK (Sociedad Vegetariana Británica): «Los perros – ¿Dieta Vegetariana?» y «Gatos – ¿Una Dieta Vegetariana?».

Postura de la International Vegetarian Union respecto a piensos veganos:

En marzo de 2013, la International Vegetarian Unión (Unión Vegetariana Internacional) contestaba lo siguiente a la pregunta «Can you feed a cat or dog a vegetarian/vegan diet?»:

«Not only is it POSSIBLE to feed most cats and dogs a non-meat diet, it is also DESIRABLE. Buying «normal» pet food is supporting the same meat industry with its attendant cruelty, exploitation, waste, and environmental damage that veganism is so opposed to.» —International Vegetarian Unión

Traducción: «No sólo es posible alimentar a la mayoría de los perros y gatos con una dieta sin carne, es también deseable. Comprando comida para mascotas «normal» estás apoyando a la industria de la carne con la misma crueldad, explotación, residuos, y el daño ambiental al que se opone el veganismo.» —International Vegetarian Unión


Andrew Knight. «Vegan companion animal diets»

Se recomienda la lectura de los siguientes informes sobre la alimentación vegetariana de perros y gatos:

Alimentación vegetariana en perros: anima.org.ar – Perros saludables
Alimentación vegetariana en gatos: anima.org.ar – Gatos saludables

EMPRESAS QUE VENDEN PIENSOS VEGANOS:

Existen empresas que distribuyen diferentes piensos vegetarianos/veganos para perros y para gatos, por ejemplo los piensos veganos de las marcas: AMI, Benevo, Yarrah (empresa no vegana), etc. (Ver lista). Incluso las principales marcas de piensos para mascotas, tales como Del Monte, tienen productos vegetarianos para perros. El fabricante de piensos veganos Evolution declaró: «ten to twenty thousand healthy and long living dogs, cats and ferrets living on the Evolution Diet» (traducción: «Entre diez y veinte mil perros, gatos y hurones viven una vida saludable y larga siguiendo alimentandose con [piensos veganos] Evolución»). La marca Evolution Diet dispone de un pienso vegano para hurones llamado Vegan Ferret Food, pero desconozco si es un pienso de calidad. Los hurones tienen sus intestinos más cortos que los gatos, por lo que pueden presentar más dificultades con una alimentación vegetal. En febrero de 2012 se estimaba que en Reino Unido había alrededor de 50.000 perros vegetarianos y en Estados Unidos el doble.

«Desde 1987, AMÍ está llevando a cabo un estudio, en colaboración con universidades y clínicas veterinarias italianas. De acuerdo con este estudio, apoyado por rigurosa documentación científica-universitaria, no sólo es POSIBILE alimentar a la mayoría de gatos y perros con comida sin componentes cárnicos, sino que también es ACONSEJABLE: de hecho, algunas de las patologías de gatos y perros, como la dermatitis, se puede tratar con una dieta libre de carne y pescado. La peculiar composición de los productos AMÍ, hace que los perros y gatos estén libres de padecer reacciones alérgicas en casi el 100% de los casos. Los productos AMÍ están producidos enteramente con ingredientes naturales, no son el resultado del sufrimiento y la muerte de animales, no tienen colorantes ni conservantes artificiales, mantienen a nuestros perros y gatos en perfecto estado de salud, mejorando sensiblemente su forma, pelo, y tono muscular.» (…) «Desde luego, ambos animales pueden ser alimentados con comida vegetariana/vegana, aunque ninguno de ellos sea vegetariano de forma natural (los perros son omnívoros y los gatos carnívoros). Gatos y perros pertenecen a la clase carnívora, pero esto no es algo realmente importante: los pandas, por ejemplo, aunque carnívoros, son casi veganos. Estos animales nunca comerían, de forma natural nada de lo que se encuentra dentro de la comida enlatada. Los gatos deben seguir una dieta
especial, ya que necesitan un aminoácido llamado taurina, que se encuentra en los músculos de los animales. Este aminoácido ya ha sido sintetizado artificialmente, y está presente en la comida común (no vegetariana) disponible en el mercado. Los gatos vegetarianos deben integrarlo. La falta de taurina puede causar ceguera, e incluso la
muerte. La comida AMÍ s.r.l. contiene taurina, así como vitamina A preformada y ácido araquidónico.» AMI

LIBROS:

En julio de 2003 se publicó el libro «Obligate Carnivore: Cats, Dogs, and What it Really Means to be Vegan» de Jed Gillen. El 18 de diciembre de 2008 se publicó la segunda edición del libro. El autor no sólo proporciona una respuesta definitiva a la controvertida cuestión de si los gatos pueden ser veganos (¡sí que pueden!), sino que a través de ejemplos, reflexiones filosóficas e historias personales, explica por qué la comunidad vegana debe alimentar a sus perros y gatos con una alimentación vegetariana. Discute los méritos relativos de las dietas vegetarianas frente a la carne de una serie de perspectivas (éticas, de salud, medio ambiente, etc.), y da consejos prácticos para hacer un cambio de alimentación exitoso para gatos y perros.

En 1999 se publicó la tercera edición del libro «Vegetarian Cats & Dogs», escrito por James A. Peden.

CONFERENCIAS:

El 22 de septiembre de 2013, Armaiti May dio una conferencia titulada «Vegan Diets for Dogs and Cats: Risks and Benefits» («Dietas veganas para perros y gatos. Riesgos y beneficios»). Armaiti May está doctorada en medicina veterinaria por la University of California, Davis.

PARA COMPLEMENTAR CON PIENSOS VEGANOS:

Existen al menos cuatro alternativas para alimentar a animales carnívoros sin necesidad de matar a otros seres sintientes:

– Piensos veganos adecuadamente balanceados.
– Cadáveres cuyo origen no sea el financiamiento de la industria de la explotación/matanza y que no contengan enfermedades transmisibles.
– Carne cultivada en laboratorio (carne in vitro).[22] En la actualidad se mantiene a precios prohibitivos, pero será cuestión de tiempo que su precio sea menor que el de la carne tradicional.
– Una mezcla de las tres anteriores. Ésta es la alternativa más práctica.

 

Piensos cárnicos

5. Algunas personas dicen que «los piensos cárnicos son sanos».

Sin embargo, muchos piensos cárnicos llevan grasa animal que obstruye las arterias, tejido enfermo, hormonas de crecimiento de esteroides, antibióticos, etc. El artículo «Meat-Based Diets» cita al menos diez estudios científicos que demostraron que los perros y gatos que comen piensos cárnicos corren el riesgo de padecer una variedad de enfermedades que van desde: enfermedades del riñón, hígado, corazón; enfermedades neurológicas, visuales y neuromusculares; enfermedades de la piel, trastornos de la coagulación, defectos de nacimiento, sistema inmunológico débil y enfermedades infecciosas. Los perros y gatos que comen piensos cárnicos también están padeciendo las enfermedades «degenerativas», tales como: sobrepeso, cáncer, enfermedades del corazón e hígado. Todo esto ocurre por la falta de una alimentación saludable.

Dificultad

6. Algunas personas reconocen que es éticamente incorrecto matar a unos animales para alimentar a otros y que estos pueden estar sanos con piensos veganos, pero dicen que «es muy difícil llevar el control de la salud de un perro o gato vegetariano».

El mayor cuidado debe prestarse a gatos vegetarianos, pues la orina de estos puede contener un valor de pH alcalino, con el consiguiente potencial de cálculos urinarios, bloqueos e infecciones. Por eso debemos estar atentos para acidificar la orina del gato mediante un preparado de levadura especial, por ejemplo con VegeYeast. La dosis de taurina también es esencial para los gatos, por eso debemos comprar piensos veganos de gama alta que la incorporen. Si tenemos esto en cuenta, conseguiremos que nuestros gatos tengan un magnífico estado de salud.

Mostrar controles de salud a gatos veganos

ANALÍTICAS MÉDICAS DE GATOS

En gatos veganos hay que prestar especial atención a lo siguiente:

Taurina

La taurina es un nutriente imprescindible para los animales carnívoros. Se sabe que sin una cantidad suficiente de taurina, los gatos se quedan ciegos y mueren de agrandamiento del corazón. Está ampliamente aceptado que los gatos necesitan una fuente dietaria de taurina para mante­ner sus pooles internos corporales. En general, si ellos son alimentados con una dieta deficiente en este aminoácido (…) se produce una cardiopatía congénita con bajos valores plasmáticos (Pion y col., 1987). Esta observación ha servido para salvar vidas, en general, de gatos alimentados con dietas vegetarianas ya que esta cardiopatía es fácilmente reversible.[14] La taurina sólo se encuentra en los productos de origen animal, principalmente en la carne. Se ha conseguido sintetizar taurina en laboratorio, y es ésta taurina sintética la que se añade en los piensos veganos. Las altas temperaturas usadas para producir la comida para gatos destruyen totalmente la taurina presente en la carne, por lo que se requiere que se añada de nuevo, de la misma manera que se hace en los piensos veganos.

pH

Jed Gillen comenta en su libro Obligate Carnivore, que un pequeño porcentaje de los gatos machos veganos pueden tener problemas con los cristales de estruvita, pues son propensos a ellos. Es una buena idea llevar al gato al veterinario y tener una prueba de su pH de orina antes de que sigan una dieta vegana y en tal caso siempre hay que acidificar la orina con un preparado de levadura especial como VegeYeast.

En gatos se pueden encontrar dos tipos de cristales, principalmente, de oxalato y de estruvita. Los cristales de oxalato aparecen en pHs ácidos (menores de 6,4 y entonces pueden aparecer serios problemas de salud[15]) y los cristales de estruvita aparecen en pHs alcalinos (mayores de 6,8 y entonces también pueden aparecer cálculos en la vejiga). Para la formación de cálculos (piedras) no sólo es importante el pH de la orina, sino la presencia de otros minerales (como fósforo, magnesio, potasio, calcio… muy altos en los piensos cárnicos). «El pH de la orina es un mal indicador del riesgo de formación de cálculos de oxalato cálcico en el gato.»[16] Un pH como valor aislado no significa nada, lo importante es saber si el pH, junto con otros factores, está produciendo la aparición de cálculos o no. Un gato con pH 6,5 sin cálculos está sano, un gato con pH 6,5 con cálculos no está sano.

Un «pH urinario ácido (menor de 6,4) y un nivel reducido de magnesio constituyen dos factores que permiten disolver los cálculos de estruvita, pero que, en contrapartida, facilitan la formación de cristales de oxalato cálcico.»[17] «Hoy en día existe una opinión general sobre el hecho de que la utilización de dietas acidificantes bajas en magnesio tiene que ver con el aumento de la frecuencia de los cálculos de oxalato cálcico en gatos. La única forma de combatir los cálculos de estruvita y oxalato es proporcionar una dieta acidificante que garantice una diuresis suficiente con el fin de asegurar que la orina no esté saturada en calcio y oxalato.»[18]

La idea es encontrar un pH para evitar la formación de ambos tipos de cristales. Lo malo del cristal no es que aparezca en orina del gato sino que el gato tuviera cálculos, al aparecer cristales en orina quiere decir que el pH es correcto porque lo está eliminando y no se están formando cálculos de estruvita.

Si su gato hace esfuerzo para orinar y produce poca o ninguna orina se considera una emergencia extrema.[15]

Densidad de la orina

Si la densidad de la orina sale del rango porque es un poco concentrada entonces el gato únicamente debe beber algo más de agua para diluirla, nada tiene que ver con el pienso. A continuación se indican unos métodos para estimular el consumo de agua en el gato:

– Está demostrado que la sal aumenta de manera significativa el consumo de agua y la diuresis (Hawthorne y Markwell, 2004). No se ha demostrado que la sal pueda favorecer la hipertensión ni la enfermedad renal en gatos sanos (Devois y col., 2000a; Buranakarly cols., 2004; Luckschander y col., 2004; Cowgill y col.,2007).
– Ofrecer múltiples raciones pequeñas diariamente puede ayudar.
– Se ha sugerido que, para un nivel de energía determinado, la ingesta de agua aumenta significativamente si se aumenta la frecuencia de las raciones (Kirschvink y col., 2005).
– Permitir un fácil acceso al agua fresca durante las 24 horas. Los gatos son animales nocturnos y a veces prefieren beber durante la noche.
– Proporcionar un bebedero amplio. Los gatos tienen bigotes muy sensibles y parecen preferir un bebedero ancho que evite que los bigotes toquen los bordes. El bebedero debe estar siempre lleno de agua.
– Ofrecer diferentes tipos de agua: agua mineral, agua del grifo fría o tibia.
– No azucarar el agua porque el gato carece de receptores para el sabor dulce (receptor Tas 1r2) (Li y col., 2006) Aromatizar el agua o añadir cubitos de hielo aromatizados (por ejemplo los saborizantes de pescado o pollo tipos estos (estos son veganos) Bon Appetit Flavour Enhancer – Fish 100 ml o Bon Appetit Flavour Enhancer – Beef 100 ml.
– Algunos gatos prefieren beber agua corriente: existen fuentes de agua para gatos. Es importante mantener el bebedero lejos de la bandeja de arena. El cuenco del agua debe estar limpio. Los gatos tienen un sentido del olfato agudo y sienten rápidamente repulsión por los olores que podría desprender el bebedero.
– Algunos gatos prefieren bebedero transparente de cristal, metal o cerámica.
– A determinados gatos no les gusta compartir su bebedero (sobre todo con perros).

 

Referencias

[8] DiBartola SP, Buffington CA, Chew DJ, et al. Development of chronic renal disease in cats fed a commercial diet. J Am Vet Med Assoc. 1993;202:744-751.
[9] Dow SW, Fettman MJ, Curtis CR, et al. Hypokalemia in cats: 186 cases (1984-1987). J Am Vet Med Assoc. 1989;194:1604-1608.
[10] Freytag TL, Liu SM, Rogers QR, et al. Teratogenic effects of chronic ingestion of high levels of vitamin A in cats. J Anim Physiol Anim Nutr (Berl). 2003;87:42-51.
[11] Strieker MJ, Morris JG, Feldman BF, et al. Vitamin K deficiency in cats fed commercial fish-based diets. J Small Anim Pract. 1996;37:322-326.
[12] Peden J. Vegetarian Cats & Dogs. 3rd Ed. Troy, Mont: Harbingers of a New Age. 1999.
[14] avancesveterinaria.uchile.cl – Deficiencia de taurina en felinos
[15] peteducation.com – Urine Crystals and Bladder Stones in Cats: Formation, Diet and other Treatment
[16] Enciclopedia de nutrición clínica felina. pag 306.
[17] tienda.vetpunta.com – Tratamiento de los cálculos de estruvita
[18] cvpba.org – Las consecuencias de la esterilización en el gato

Bibliografía

– Prosser, Wendy A.M. The Vegan Cat-Lover 2. Swervy Piglet Productions (2 Sep 2012)
– Prosser, Wendy A.M. The Vegan Cat-Lover. Swervy Piglet Productions (16 May 2012)
– Nutrient Requirements of Dogs and Cats. NRC Washington, EE.UU. (2006).
– Gillen, Jed. Obligate Carnivore: Cats, Dogs, and What it Really Means to be Vegan (Carnívoro obligado: gatos, perros, y lo que realmente significa ser vegano), Steinhoist Books (July 15, 2003).
– Nutrición canina y felina. Case et al. Hardcourt Brace. España (1997).

Publicidad veganismo

Comentarios

avatar
1600
  Subscribe  
Notify of